La Plataforma Estatal por la Escuela Pública acordó adherirse al manifiesto elaborado por la Plataforma REALCE y manifestar, por tanto, su voluntad de preservar y mejorar las enseñanzas que se imparten en las Agrupaciones de Lengua y Cultura Españolas en el extranjero cuyo objetivo final es el mantenimiento de los vínculos culturales y lingüísticos con los orígenes de los emigrados como forma de reforzar su identidad y de facilitar su integración en las comunidades en las que residen.

De acuerdo con la Plataforma REALCE:

Reivindicamos unas clases de lengua y cultura españolas de calidad presenciales, desarrolladas en locales dignos que propicien el aprendizaje, totalmente gratuitas e impartidas por profesorado de la enseñanza pública seleccionado mediante el
concurso de méritos habitual para docentes de la Acción Educativa Española en el Exterior.

Rechazamos la enseñanza en línea como sustitución total o parcial de las clases presenciales, así como la obligatoriedad para el alumnado de aceptar dicha sustitución. Estamos a favor del impulso a las nuevas tecnologías en la enseñanza
para que sirvan como complemento y apoyo opcionales a las clases presenciales, pero nunca como su sustitución.

No aceptamos la imposición de un material didáctico concreto por parte de la Administración, salvo que éste sea concebido como un recurso complementario y adaptable cuyo uso sea sólo opcional. Defendemos que cada profesor, como mejor conocedor de su realidad docente, pueda utilizar con sus alumnos el material que
estime más adecuado para conseguir los objetivos didácticos y curriculares del programa ya que, según la normativa, la programación del aula corresponde al profesor, no a la Administración.

Consideramos que en la actualidad, cuando los recortes, el paro y la reforma laboral están provocando la emigración de una nueva generación de jóvenes españoles, impulsar y desarrollar las ALCE sigue siendo imprescindible. Esta nueva generación, sin duda, se integrará en este programa educativo, lo renovará e impulsará con fuerza. La Administración, sin embargo y contra toda lógica, nos ofrece su recorte.

Finalmente, también en este ámbito, rechazamos las imposiciones del MECD, exigimos la derogación de la Orden Ministerial que regula estas enseñanzas y el inicio de un proceso de diálogo y búsqueda de soluciones conjuntas con todos los sectores implicados para preservar y mejorar el programa de las Agrupaciones de Lengua y Cultura Españolas.

Madrid, 13 de febrero de 2013.